North Pole: el pueblo de santa Claus

El pueblo de Santa Claus, Alaska es la última frontera de Estados Unidos, el estado más al norte y más indómito de todos cuantos tiene la unión. Los visitantes acuden en masa hasta este territorio para dejarse cautivar por sus paisajes de ensueño, por la aurora boreal o por sus bosques infinitos. Pero, para los niños, una de las principales motivaciones al viajar hasta este majestuoso lugar es conocer North Pole, el pueblo de Santa Claus.

North Pole, el pueblo de Alaska al que llegan miles de cartas cada Navidad

Si tenías pensado viajar a Alaska en los próximos meses o tienes el sueño de conocer el estado, te animamos a adaptar tus planes a las circunstancias actuales: pospón en lugar de cancelar, porque cualquier época del año es buena para conocer nuevos lugares.

Son muchos los turoperadores que recomiendan viajar hasta Alaska en verano por las condiciones de luz, las temperaturas más suaves y, en definitiva, la posibilidad de disfrutar más del viaje. Esto no va a ser posible en los próximos meses, pero no desesperes, porque la última frontera de Estados Unidos ofrece oportunidades durante todo el año.

Nos centramos en North Pole, conocido como el pueblo de Santa Claus en Alaska. En buena parte de Europa existe la idea de que Papá Noel procede de Laponia, concretamente de Finlandia. Sin embargo, en Estados Unidos, la leyenda más extendida es que este simpático personaje, que hace regalos a los más pequeños, habita en el pequeño pueblo de North Pole, en el centro de Alaska.

Hasta allí llegan cada año miles de cartas de niños de Estados Unidos cuando se aproxima la Navidad en el resto del país. Y decimos bien, el resto del país, porque en North Pole siempre es Navidad.

¿Cómo llegar al pueblo de Santa Claus en Alaska?

El pueblo de Santa Claus en Alaska está localizado a unos 21 kilómetros al este de Fairbanks, la segunda ciudad más poblada del estado. Para llegar hay que tomar la autovía Richardson Highway y el tiempo de trayecto en coche es de unos 20 minutos. Otra opción es ir en autobús, que parte desde Fairbanks y tiene una duración de aproximadamente 40 minutos.

Disfruta de una eterna Navidad en North Pole

La mayoría de visitantes a este curioso lugar son familias con hijos que se sorprenden al llegar a la Santa Claus Line y descubrir calles con nombres dedicadas a este personaje. En el pueblo aparecen estatuas de renos por todas partes, farolas de caramelo y la sempiterna figura de Papá Noel.

En el 101 de Saint Nicholas Drive se localiza la Santa Claus House, presidida por un Papá Noel de fibra de vidrio de grandes dimensiones. La casa tiene magia, pues a pesar de que desde fuera parece una tienda al uso, el interior está inundado de regalos, cascanueces, elfos y motivos navideños.

En este pueblo, la Navidad se respira todo el año, pero es durante el mes de diciembre cuando cobra más vida. El Festival de Invierno atrae a miles de curiosos, además de decenas de escultores en hielo de todo el mundo para participar en el Concurso de Navidad sobre Hielo.

Además, como en Alaska todo es sinónimo de naturaleza, cerca de North Pole se puede disfrutar del área recreativa del lago Chena, un espacio en el que es posible acampar y emprender rutas para montar en bici, hacer senderismo, practicar deportes náuticos, pescar o sumergirse en su playa.

 

El pueblo de Santa Claus es el mejor lugar para disfrutar de la Navidad. Incluso en verano, con temperaturas superiores a los 25 ºC, muchas de sus calles recuerdan a esa época del año tan familiar. Déjate atrapar por North Pole en Alaska, y descubre que este estado es mucho más que un territorio salvaje y desconocido.