Cuando viajar a Alaska

Alaska nos sorprende en cualquier época del año, ballenas que migran en mayo o auroras boreales en diciembre. El mejor momento para visitar Alaska es desde mediados de mayo hasta mediados de septiembre, con la temporada alta de viajes del 15 de junio al 15 de agosto.

Estos meses ofrecen la mayoría de las opciones de tours, una alta probabilidad de disfrutar de un buen clima y las mejores oportunidades para observar la vida salvaje. A continuación os dejamos algunos consejos para vuestro próximo viaje a Alaska.

Viajar a Alaska en Mayo

A mediados de mayo, el clima es más cálido y las laderas de las montañas se vuelven más verdes cada día. Cuanto más al norte se va, más probabilidades hay de encontrar hielo y nieve incluso. El verano es lento en el interior de Alaska.
Pros:

  • El mes de verano más seco.
  • Buena época para conseguir un gran precio.

Contras:

  • Las temperaturas aún son frescas.
  • Los recorridos por Denali no pueden adentrarse tanto en el parque nacional debido a las condiciones de las carreteras a principios de temporada. No suele estar completamente abierta hasta la primera semana de junio.

Viajar a Alaska en Junio

Los alaskeños argumentan que junio es el mejor mes para ver Alaska. Con los largos días y el aire más cálido, las vacas alces dan a luz a sus crías, regresan enormes bandadas de aves migratorias, y comienzan las principales capturas de salmón del estado.
Pros:

  • Los días más largos. El solsticio de verano es alrededor del 21 de junio.
  • Días más cálidos.
  • Las flora comienza a mostrarse en todo su esplendor.

Contras:

  • Los mosquitos pueden volverse un verdadero incordio si no nos protegemos adecuadamente

Viajar a Alaska en Julio

Si Alaska se puede llenar de turistas, es en julio cuando sucede. Los trenes, autobuses, cruceros y hoteles están llenos y es imprescindible reservar con anticipación. Si planeas visitar Alaska en Julio, te recomendamos reservar la experiencia antes de Febrero para obtener la mejor disponibilidad y precio
Pros:

  • El mes más cálido del año.
  • Celebraciones del Día de la Independencia en todo el estado.

Contras:

  • Menos flexibilidad para hacer planes sobre la marcha.
  • Los principales destinos turísticos tienen menos espacio de lo normal, pero Alaska es un estado enorme. Si deseas evitar las multitudes, hay muchos lugares para ir.

Viajar a Alaska en Agosto

A partir de mediados de Agosto, el número de visitantes disminuye a medida que disminuye la llegada de los viajeros de verano. La vida silvestre, por otro lado, se vuelve más activa a medida que pasan los días, preparándose para el invierno.
Pros:

  • La mayoría de los mosquitos se han ido.
  • Las bayas silvestres maduran.

Contras:

  • Típicamente el mes más lluvioso en todo el estado.

Viajar a Alaska en Septiembre

A mediados de septiembre la breve temporada de turismo de verano ha terminado. Las temperaturas son más frescas y las noches, realmente oscuras hacen que aumente la probabilidad de ver auroras boreales en Alaska. Los bellos colores de otoño llegan a los árboles y la tundra.

Pros:

  • Menos gente.
  • Precios más bajos.
  • Los cielos oscuros de la noche ofrecen la oportunidad de ver la aurora boreal.

Contras:

  • Los hoteles y negocios del área de Denali Park cierran alrededor de la segunda semana de septiembre.

Viajar a Alaska en Invierno

El invierno es largo en Alaska. Todos, excepto los más duros, optan por visitar el estado a finales de Febrero y Marzo cuando hay más luz natural y las temperaturas son menos extremas. Anchorage ofrece una gran cantidad de pistas de esquí de fondo y la estación de esquí de clase mundial, Alyeska, está a solo 35 millas al sur. Dos eventos populares de invierno también ocurren durante este tiempo. Fur Rendezvous, un festival de invierno en Anchorage, comienza a fines de febrero. La carrera de perros de trineo Iditarod comienza la primera semana de marzo.

Una cosa más…

El verano en Alaska es más fresco y húmedo que gran parte de los 48 más bajos, pero el clima de Alaska también es muy impredecible. Raramente el pronóstico es exacto. Entonces, sea lo que sea lo que el clima traiga para tus vacaciones, ¡cógelo! La variabilidad es parte de la experiencia de Alaska. Ven preparado y disfruta si el sol brilla o no.

En América Tours, somos expertos en el desarrollo de producto personalizado para cada época del año, especialización y creatividad.