Qué ver en el Glaciar Matanuska

El fin del confinamiento y la llegada de la nueva normalidad será un momento ideal para viajar a algún majestuoso escenario natural que nos haga olvidar los duros momentos que hemos vivido. Sin duda, el glaciar Matanuska de Alaska es una de las mejores apuestas para todos aquellos que necesiten entrar en contacto con la naturaleza más bella y salvaje, la mejor cura para la mente y el alma.

Los glaciares de Alaska son unos de los parajes naturales más espectaculares del mundo, y el glaciar Matanuska es una de las joyas de la corona de este rincón de América.

Cómo llegar al glaciar Matanuska, Alaska

El glaciar Matanuska es el de mayor extensión con acceso en coche de EE. UU. Ubicado a unos 160 kilómetros de Anchorage, se puede llegar al glaciar por la autopista Glenn, que une Glennallen y Anchorage siguiendo el curso del río Knik.

Características del Glaciar Matanuska, Alaska

Este maravilloso paraje natural de Alaska tiene unos 6,5 kilómetros de ancho y alrededor de 40 kilómetros de largo. Su acceso es muy fácil, siendo posible ir hasta sus pies en coche.

En el glaciar tiene lugar un fenómeno conocido como agujero meteorológico (weather hole), que consistente en la creación de un microclima a causa de que el aire templado es empujado por el aire frío proveniente del glaciar, con el resultado de unas temperaturas relativamente suaves y unos cielos soleados.

El movimiento del glaciar Matanuska es perpetuo, avanzando diariamente unos 45 centímetros.

Visitar el glaciar Matanuska, Alaska

La mejor forma de disfrutar de una excursión a este maravilloso paraje natural es hacerlo con algún guía profesional. Por norma general, las visitas guiadas proporcionan bastones de excursionismo, crampones, cascos y todo tipo de material necesario para este tipo de excursiones.

El Matanuska Glacier State Recreation Site, situado en el kilómetro 162 de la autopista Glenn, ofrece una de las mejores vistas del río Matanuska y del glaciar. Cuenta con un completo camping con todos los servicios, desde duchas hasta mesas de pícnic.

En toda la zona se puede disfrutar de la práctica de diferentes deportes de aventura. En los meses cálidos algunas de las actividades más populares son el rafting y el senderismo, mientras que en el invierno triunfan las motonieves, las excursiones con raquetas de nieve y el esquí.

Por otra parte, el glaciar Matanuska es uno de los lugares sagrados para los aficionados a la escalada. Con una altura de más de 4000 metros, es todo un desafío incluso para los más experimentados escaladores, y una garantía de que la adrenalina llegará a niveles estratosféricos. A lo largo de la escalada se pueden descubrir numerosas cuevas y grietas.

Sea cual sea la estación en la que vaya a visitar el glaciar Matanuska, debes ir con una adecuada ropa de abrigo. No te preocupes si se te ha olvidado meterla en la maleta, en las tiendas de Anchorage podrás abastecerte sin problemas.

 

Los glaciares de Alaska son unos de los escenarios naturales más fascinantes del mundo, estando el glaciar Matanuska en el top de los más espectaculares y accesibles. Todo amante de la naturaleza debe visitarlo al menos una vez en la vida, y qué mejor momento que en la libertad que nos va a traer la nueva normalidad.